Los macronutrientes necesarios para la vida de nuestros compañeros animales son el agua, las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas y las fibras. Estos elementos nutricionales están presentes en mayor o menor medida en los alimentos. Tienen propiedades específicas y son responsables del estado de salud de perros y gatos.

Los nutrientes son esenciales y no esenciales, y se diferencian porque los primeros son los que no pueden ser producidos por el organismo en cantidades suficientes para cubrir sus necesidades y deben ser ingeridos en la dieta diaria. Los no esenciales, son nutrientes que pueden ser sintetizados por el organismo o introducidos en la dieta de los animales.

¿Por qué es tan importante el equilibrio de los macronutrientes en la dieta de los animales?

Los alimentos son los nutrientes que permiten la actividad física, el crecimiento y mantenimiento de los tejidos, la regulación de la temperatura corporal y el estado mental de perros, gatos y toda especie animal.

Por ejemplo, un perro cazador, para poder recorrer 80 km, necesita consumir hasta 11.000 calorías diarias, que es la energía producida por los alimentos que ingiere en ese período.

¿Por qué los macronutrientes deben ser de buena calidad?

Actualmente, vivimos una nueva era para la nutrición animal, conocida como la era genómica nutricional. Gracias a esto, comprendemos mejor a los alimentos y su metabolismo de forma individual en cada organismo.

Hasta hace poco, pensábamos que los alimentos eran nada más que el combustible que permite a los animales realizar sus actividades cotidianas. Hoy sabemos que la nutrición permite mejorar la salud de los individuos y de las poblaciones. Toda modificación epigenética beneficiosa que propiciemos hoy, nos dará una variación favorable en el futuro de los animales y sus descendientes.

Por esta sencilla y a la vez compleja razón, los nutrientes que consumen a diario nuestros perros y gatos deben cumplir con la cantidad y calidad que su organismo requiere. Su salud y bienestar están en juego, cada vez que preparamos su alimento o que lo escogemos en el supermercado o tiendas de comida para animales. Prevenir es mejor que curar.

No todos los alimentos cumplen con las necesidades nutricionales básicas.

Ha pasado más de un siglo desde la aparición de la industria productora de piensos y otros productos procesados para perros y gatos. Este enorme cambio en la forma tradicional de alimentar a perros y gatos, ha producido la reducción de los costes y al mismo tiempo mayor comodidad a la hora de alimentar a los perros y gatos.

No fue sino hasta hace algunas décadas, cuando empezó todo el debate sobre el contenido y el proceso de fabricación de los productos comerciales para perros y gatos y cómo éstos podrían estar influyendo en la salud de los animales.

Estas nuevas reflexiones se generaron a raíz del cambio del rol de los perros y gatos en nuestras familias, que dejaron de ser vistos como animales con una función práctica, basada en la realización de un trabajo específico, a los cuales no se le destinaban muchos cuidados, a ser un miembro más, con todos los factores positivos que este cambio iba a suponer para ellos.

Los responsables de los perros y gatos empezamos así a crear conciencia sobre el contenido y el proceso para obtener esos alimentos, que no sólo fuera práctico o como un medio para reutilizar lo que la industria humana desecha, sino también, un producto seguro y saludable para los animales.

Nutrición no es lo mismo que alimentación.

Y muchos de los productos comerciales a la venta en tiendas y pasillos de alimentos para animales, no nutren a nuestros perros y gatos; quizá los alimentan, pero no cumplen con las necesidades, una vez más, de calidad y cantidad de nutrientes que necesita cada especie.

La ingesta de alimentos diarios de perros y gatos al depender de nosotros como tutores, conlleva una alta responsabilidad al momento de conocer sus necesidades calóricas diarias, como base para la preparación del alimento en casa o para la selección de un producto industrial. Pero, se estima que el 75% de los responsables de animales, no tiene ni idea sobre lo que contiene esos piensos, latas o premios comerciales.

¿Cómo saber si un producto industrial es bueno o malo para tu compañero?

El primer paso es informarnos. Tenemos a disposición una multitud de recursos para entender la composición de los alimentos de nuestros compañeros. En el entorno profesional, cada vez son mayores las consultas a los expertos en nutrición y dietética animal. Y con el propósito de ayudar a los responsables de perros y gatos, y contribuir con el esfuerzo de los especialistas, está Sappi App, una aplicación única para escanear o buscar los piensos y que descifra las etiquetas de los productos de alimentación animal.

En tu próxima visita al supermercado, utiliza Sappi y escanea el código de barras o busca el nombre del producto y verifica:

  1.     Que el alimento sea completo, lo que significa que debe cubrir todas las necesidades nutricionales y calóricas de un perro o un gato.
  2.     Debe mostrar los valores de proteína, grasa, fibra, cenizas y humedad (esta última no siempre es obligatoria). Que un pienso tenga un residuo en ceniza es algo normal y no tiene ninguna característica negativa. Y no olvides buscar el porcentaje orientativo de hidratos de carbono de la receta.
  3.     En la etiqueta deben aparecer las indicaciones sobre modo de empleo, condiciones de almacenamiento y dosis diarias del producto.
  4.     Las materias primas deben ser de calidad. En el listado de las materias primas que componen el alimento, los ingredientes deben de aparecer por su nombre específico o categoría y en orden decreciente de peso. Ejemplo: si indica “hígado” (hígado y su porcentaje) o “carnes y subproductos animales ”.
  5.     Con respecto a los aditivos es obligatorio nombrar las vitaminas y minerales. Pero recuerda que los aditivos, como los conservantes, deben estar claramente especificados. Otros aditivos (como colorantes, conservantes y antioxidantes) pueden aparecer o no.

Esta información es lo primero que debemos identificar en la bolsa de alimento o lata, y si además empleas Sappi App, conocerás el semáforo nutricional que nos indicará la calidad del alimento en base a su información nutricional..

Al igual que las personas, los animales necesitan una correcta nutrición.

Si consideramos a los animales como parte de nuestra familia, si respetamos sus necesidades como especie y deseamos que su expectativa de vida sea la mayor posible, empecemos por mejorar su alimentación. Escojamos dietas naturales o comerciales de alta calidad… ¡te sorprenderá saber que existe una infinidad de alimentos comerciales de calidad a buen precio!

Sabemos que dar el salto hacia una mejor alimentación para tu compañero animal no es una tarea fácil, ni rápida; pero te podemos asegurar que es la mejor decisión y también más cómoda de lo que piensas. ¡Y Sappi App lo hace mucho más fácil!